jueves, 16 de abril de 2015

Croquetas de chocolate y platano

Croquetas de chocolate y plátano

Un postre delicioso con el que vas a sorprender a tu familia y amigos. 
4 Cucharas de harina
100 gr de mantequilla
½ de leche
200 ml de nata liquida
2 cucharas de azúcar
3 sobres de azúcar de vainilla
Esencia de ron
Dos plátanos maduros
Una tableta de chocolate con leche
Un paquete de galletas tipo Maria Dorada
2 Huevos


Ponemos la leche a templar a fuego bajo (con cuidado de que no rompa a hervir).Le añadiremos el azúcar, la nata el azúcar de vainilla y unas gotas de esencia de ron.

Aparte, en una sartén derretiremos la mantequilla y cuando esté liquida añadimos la harina y la sofreímos unos segundos. A continuación iremos incorporando con un cazo la leche templada muy poco a poco y sin dejar de remover hasta que la bechamel adquiera una textura cremosa. Echamos la mezcla en una bandeja, tapamos con papel film y dejamos atemperar. 
Una vez que tengamos la bechamel a temperatura ambiente le añadimos el chocolate y los plátanos cortados en pequeños cuadraditos mezclamos suavemente para que se integre la mezcla y volvemos a guardar en la nevera un mínimo de 4 horas ( yo suelo hacerlo de un día para el otro).
Pasado el tiempo de refrigeración, con la ayuda de dos cucharas vamos cogiendo y dándole forma a la masa. Rebozamos con la galleta maría previamente triturada, luego pasaremos por el huevo y de nuevo por la galleta, para así conseguir una capa crujiente y que no se nos rompan las croquetas al freír.
El resultado de esta receta es una croqueta suave, ya que el chocolate se queda liquido y se funde con la bechamel.

Trucos:
·Al freír las croquetas  que el aceite esté bien caliente, e intentar no echar muchas de golpe para no bajar la temperatura.
·Podemos cambiar el tipo de galleta y chocolate según nuestro gusto. 
·Añadir siempre la leche muy poco a poco, controlando la fluidez de la masa (en esta receta lo que queremos conseguir es una croqueta muy jugosa y suave.   

·Una forma muy cómoda de hacer las croquetas es ayudándose de dos cucharas para darle la forma inicial y retocarla presionado  suavemente después del rebozado. 
Podemos congelar las croquetas para siguientes ocasiones; Solo hace falta sacarlas del congelador una hora antes de freír.